Llevamos años trabajando en las redes sociales y sabemos que su gestión requiere mucho tiempo de seguimiento y mantenimiento.

No se trata de “escribir en Facebook”, sino de gestionar la reputación del cliente ante la comunidad. Por eso, deben establecerse unos objetivos y seguir una estrategia.

Elaboramos la estrategia, creamos los perfiles que respondan a la misma (Facebook, Twitter, Linkedin, YouTube), filtramos la información, la redactamos correctamente y la publicamos con la frecuencia adecuada, manteniendo la coherencia con la imagen corporativa.